Era un beso

Era un beso apasionado y repulsivo, muy acalorado, sucio, de esos que no siembran dudas sobre lo que vendrá a continuación.

Estrujé mi miedo

Había llegado el momento definitivo. Agarré mi miedo y lo estrujé, lo pisoteé y lo aparté a un rincón de mi mente. Aunque no fui capaz de suprimirlo, seguía ahí, como un zumbido molesto.

Mi padre podía ser brillante pero…

Mi padre podía ser brillante, pero ya estaba viejo para entender mis problemas

Morir

Me pregunté si sería posible morir en un sueño.

Blog de WordPress.com.