Contra mi mismo

La lucha que mantuve toda mi vida conmigo mismo y con el entorno cesó, para dar paso a una vida plena en libertad.

Si me recuerdas…

El joven miró el pergamino y pudo leer el mensaje que el rey había inscrito con letras de un dorado más intenso decía: “Si me recuerdas, Te recuerdo” y al pie del pergamino el sello imponente del Rey.

Un nuevo aprendizaje

Empezó para mí un nuevo aprendizaje, que consistió en desarraigar de mi mente y corazón esa dedicación a examinar la vida desde los opuestos. Aprendí a ocupar mi atención en lo bueno y perfecto en sí mismo, desapegándola de las rutinas implantadas en mi carácter a través de años de formación en opuestos, para a partir de entonces dedicar toda mi atención en la unidad de lo bueno sin división.

Para conquistar la libertad

Cualquier hombre o mujer que desee conquistar su libertad, debe desechar esa concepción de convivencia dentro de sí mismo de fuerzas opuestas y para ello usar todo su intelecto y voluntad para no prestar sus fuerzas a ese debate inacabable, esclavizante, para emplearlas en la creación de pensamientos y actos buenos en sí mismos. Pensamientos y actos que no se construyen en la lucha de los opuestos; sino construidos con unidad en lo bueno sin discusión.

Amistades vanas

Que las gentes no se engañen en amistades complacientes y vanas, si no que alcancen la amistad en su corazón y todo se rendirá a su presencia.

Apareció el miedo

Apareció el miedo. Miedo a perder lo que se había construido, miedo a padecer penurias, miedo a la enfermedad, miedo a la indigencia. Todo el mundo rumoreaba . ¿Y si ocurre una desgracia y perdemos todo lo que tenemos? ¿Y si nos arrebatan nuestras casas, perdemos nuestros trabajos? ¿Qué será de nosotros? La gente en general dejó de creer en si misma.

Blog de WordPress.com.