Ella era una mala palabra

¡Fue tan fascinante sentir los suaves labios de Perla en su boca! No se sintieron malhechoras, pero de alguna manera ya las dos sabían que debían guardar el secreto. Días más tarde, le preguntó a su abuela Pancha qué era ser «tortillera», y ésta además de darle un coscorrón, le dijo que era una mala palabra. Poco después Toña supo lo que significaba y pensó que ella era una mala palabra.

La sabiduría de los niños

Se prometió a sí misma en ese instante que nunca, nunca más volvería a ser curiosa. Los niños desarrollan una intuición natural para saber que hay cuestiones que no pueden expresarse en público —aunque a veces sus padres las hablen a escondidas—. Existen verdades absolutas, incomprensibles e inamovibles que no se discuten.

Quien mal me desee…

«Quien mal me desee, mi mal se lleve y que yo lo vea». Esa fue la oración que le recomendó la santera a quien consultó poco antes de irse de Cuba. Debía rezarla sobre el agua porque ella era hija de Yemayá.

La Habana: el ombligo del universo

¿Se quedará mucho tiempo en La Habana? Es única en el mundo, ¿no le parece?

Era inevitable. Demasiados años creyéndose el ombligo del universo tenía que dejar huella. Cuba, según la teología oficial, había sido el primer territorio libre de América, con el pueblo más culto, las putas más ilustradas, vaquerías comparadas al Partenón, el mejor sistema de salud del mundo, las mejores playas y el cielo más azul. Los cubanos eran los guerreros más temerarios, los mejores machos y los más fogosos amantes; las cubanas, las mujeres más calientes y tiernas.

La carga de ser la esperanza

Durante muchos años Cuba había llevado la carga de ser la esperanza del inmenso universo de pobres y oprimidos. Socialistas de champán, tras el confort de placeres mundanos, les pedían a los cubanos que resistieran. Cuba tenía que ser un ejemplo. Cuba se pensaba siempre en mayúsculas.

 

El socialismo

El socialismo es el largo y tortuoso camino que va del capitalismo al capitalismo

El socialismo cubano

El socialismo cubano se ganó una infamante fama al establecer una desigual igualdad, una injusta justicia, una ilegal legalidad, una indecente decencia, una improductiva productividad, una eficaz ineficacia, una despiadada piedad, una inhumana humanidad, que hizo que los cubanos sufrieran una inexistente existencia y una infeliz felicidad por medio siglo.

 

Blog de WordPress.com.