Un dictador convencido de su oficio

Hasta el último momento se pasó por donde quiso las opiniones y las decisiones de los demás. Me agradaría pensar que como un fleco más de su impenetrable y extraña personalidad, el paciente decidió morir en el día y la hora que le parecieron más adecuados, burlándose así, una vez más, de todo el mundo; de los que deseaban su muerte rápida y de los que pretendían mantenerlo vivo a cualquier precio y de cualquier manera.

Fue un dictador tan convencido de su oficio que estoy seguro de que hasta para sí mismo dictó el día y la hora en que su corazón debería detenerse para siempre. Para burla de sus enemigos.

el_paciente_de_el pardo

Amazon.com

Amazon.es

Una España sin Franco

Una España sin Franco, en aquellos instantes, era una España abocada a un precipicio tenebroso y también una España asomada al balcón de la esperanza. En cualquiera de los casos era una España nueva donde cualquier cosa, buena o mala, era posible. Todos lo sabíamos y todos nos mirábamos con recelo.

el_paciente_de_el pardo

El mayor sufrimiento de los hombres poderosos

En mi larga experiencia como médico he llegado a comprobar que el mayor sufrimiento de los hombres poderosos, cuando padecen un proceso agudo y grave, es la pérdida de su propia autonomía que va indefectiblemente unida a la pérdida de su autoestima. Muchos de éstos pasan en pocos minutos del todopoderoso despacho de director general a una cama impersonal de hospital donde nada más llegar, unos médicos desconocidos y unas enfermeras a las que no habían visto jamás, les obligan a despojarse de sus ropas y con ellas de su pudor y su poder.

el_paciente_de_el pardo

 

Amazon.com

Amazon.es

Rumores durante la enfermedad del General Francisco Franco

Me consta —decían algunos muy seriamente— que murió hace más de una semana y lo tienen congelado en los sótanos de El Pardo.

Desde Estados Unidos — insistían otros— han llegado expertos en crioterapia para congelarlo ahora y devolverlo a la vida años más tarde para que nos siga jodiendo de por vida.

No, si el doble de Franco lleva ya actuando varios años, te lo digo de buena tinta. El abuelo murió haces meses.

el_paciente_de_el pardo

Extremos

Había momentos en que esto parecía una jaula de grillos. Los de derechas se volvieron más de derechas que el propio Franco y los de izquierdas dejaban a Lenin de aprendiz de rojo.

el_paciente_de_el pardo

España es fatalmente así…

España es fatalmente así; con sus luces y sus sombras, con sus reos y verdugos, y desde siempre con sus extremas izquierdas y sus esquizofrénicas derechas. No tiene arreglo.

el_paciente_de_el pardo

 

Amazon.com

Amazon.es

El impacto de una foto

Por primera vez los españoles pudimos ver al aguerrido general de las campañas africanas en batín, zapatillas y pijama, despachando con el presidente Arias desde una ordinaria mesa de formica. Creo que esa imagen minúscula, intimista y simplona, increíblemente autorizada y publicada por toda la prensa, envalentonó a sus enemigos. Esa fotografía fue, en cierto modo, la tan esperada señal que dio el pistoletazo de salida a sus adversarios.

el_paciente_de_el pardo

Amazon.com

Amazon.es

La generación de la guerra

Yo siempre vi a aquella generación de la guerra como gentes que habían vivido sus vidas en la piel de otros seres desquiciados. Creo que nunca lograron recuperarse del todo.

el_paciente_de_el pardo

Las revoluciones se parecen a las más bellas cortesanas

Las revoluciones se parecen a las más bellas cortesanas; cuando son jóvenes y hermosas muchos hombres están dispuestos a matar y morir por ellas. Después, cuando envejecen, sólo los eunucos se atreven a defenderlas. La mía no fue una excepción.
Screen Shot 2013-04-03 at 8.25.59 AM

¿Cuántos?

¡Cuántos ahogados hay en el mundo que jamás subieron a la borda de un trasatlántico!

Blog de WordPress.com.