No todos los presagios son maldiciones

No todos los presagios son maldiciones irremediables, ni todo lo no bueno tiene por qué resultar necesariamente funesto…

Morir

Me pregunté si sería posible morir en un sueño.

Si me recuerdas…

El joven miró el pergamino y pudo leer el mensaje que el rey había inscrito con letras de un dorado más intenso decía: “Si me recuerdas, Te recuerdo” y al pie del pergamino el sello imponente del Rey.

Era un niño

Era un niño y como un niño pensaba, para mi, todavía, todas las puertas estaban abiertas y todos los sueños eran posibles.

Cuba en sueños

La Cuba que nosotros recordamos no existe más que en nuestros sueños

Destino

Dejaría mi testimonio para abrir los ojos a quienes todavía creen que el hombre es timonel de su destino.

Fotos

Recordó haber olvidado unas fotos. No podía partir sin ellas. Era lo único que le quedaba de su infancia. Allí había una niña. Había sido ella. Lo decían las fotos.

Blog de WordPress.com.